el policiaco en el punto de mira
n°10

 

>> Articulos

Retrospectiva 2006: Reseña de reseñas de la novela negra publicada en Gran Bretaña
Bob Cornwell
Redactor de CADS (Crimen e Historias de Detectives –
una revista irregular con comentarios y crítica sobre novelas policíacas)

Trad.: Pilar Herrero Fernández

 

Fue un año denso para cualquier persona que desease realizar una revisión precisa de las novelas negras publicadas en el Reino Unido ya que las bibliotecas no archivan los periódicos ni sus suplementos. Incluso visitar las páginas Web relevantes no es una solución porque las reseñas de algunas personas, como Mark Timlin que escribe para The Independent, no siempre aparecen.

Sin embargo puedo asegurar que en el Reino Unido se publicaron aproximadamente 550 nuevos títulos y por lo menos 350 de esos títulos fueron objeto de una o más reseñas. Este casi 64% es un número sin precedentes en los últimos tiempos. Una de las razones para este cambio fue posiblemente la decisión de The Times en julio de 2005 de publicar reseñas sobre novela criminal y de suspense en su suplemento de fin de semana Review, en semanas alternas, un hecho que pareció también fomentar más artículos en el Independent, el Daily y el Sunday Telegraph.

Sin embargo, la mayor influencia en el aumento fue, indudablemente, el cambio de crítico en la Literary Review después de la muerte de Philip Oakes. Jessica Mann ocupó su puesto en marzo de 2006 y optó por una columna donde las reseñas críticas abarcaban más campos, eran más cortas y más numerosas. Otro cambio notable, esta vez en 2007: Maxim Jakubowski dejó el Guardian después de ocho años y fue reemplazado por la escritora Laura Wilson, que ha hecho recientemente un gran trabajo en la sección del libro de bolsillo.

Sin ningun orden particular los mejores periódicos para la cobertura de la novela policíaca en 2006 - y esperamos que en 2007 también - fueron la Literary Review, The Times, el Independent, el Morning Star, el Sunday Telegraph, el Times Literary Supplement (suplemeno literario del Times), el Independent on Sunday, y el Birmingham Post. El mejor es todavía la Saturday 's Guardian Review dónde la cobertura de los asiduos (Maxim Jakubowski, Matthew Lewin y Laura Wilson) se complementa astutamente con “celebridades” bien elegidas, por ejemplo Michael Dibdin o Christine Falls.

Los primeros de la lista de 2006 (en orden, y recordad, solo novedades) fueron, en primer lugar Close de Martina Cole (Ed.Headline) y luego – después de un mes de ventas- Hannibal Rising de Thomas Harris (Ed. Heineman ). En tercer lugar estuvo Cross de James Patterson (Ed.Headline) seguido por The naming of the Dead de Ian Rankin (Ed. Orion) y luego Dick Francis con Under Orders (Ed. Michael Joseph). La cobertura que tuvieron fue variable aunque Close y Cross no fueron objeto de ninguna revisión.

Mientras tanto, Hannibal Rising no sólo fue uno de los tres que más comentarios recibió sino también, sin duda, el reseñado más rápidamente, posiblemente debido a las táctica de comercialización del editor cuidadosamente orquestadas (envíos para su revisión bajo tapas marrones sin título, recogidas a medianoche, etc.).

Sin embargo, la tan nombrada penúltima novela del inspector Rebus recibió la aclamación general. Su “libro más ambicioso desde hace varios años… perfectamente ejecutado” comentó Mike Ripley; “la mejor novela policíaca que leerás este año” dijo Aileen Reid en el Daily Telegraph. Le tocó a Frances Fyfield sugerir que el amor de Rankin por los grandes temas (el contexto del libro es la cumbre del G8 en Edimburgo) está a veces en desacuerdo con las necesidades de la novela negra y que por tanto “es tan difícil encontrar la base emocional de este libro.”

Dos títulos más tuvieron un alto número de reseñas. El primer, One Good Turn (Ed. Doubleday) de Kate Atkinson - una autora literaria que echó una mano al género negro- recibió una favorable respuesta masiva. Más entusiasta fue Mat Coward en el Morning Sta r, reflejando mi propia opinión, cuando finalmente conseguí leer el inmortal Case Histories . “Uno de los libros más satisfactorios que he leído este año - divertido, excitante y emocionalmente auténtico,” dijo él . Justine Jordan (The Guardian) añadió: “El placer… radica en los personajes de Atkinson, irónicos e invictos, en su prosa picada y sarcástica y a la joie de vivre de la autora”. Sin embargo, Amanda Craig (Independent) en una sustanciosa reseña concluyó: “al contrario que su oscura y deslumbrante predecesora … no es ni una buena novela ni una historia de detectives satisfactoria.” “Una rara combinación de ambas” dice sin dudarlo Sara Hughes (en el Observer ).

El pastiche Victoriano de 600 páginas de Michael Cox, The meaning of Night, que tardó varios años en escribir recibió una paliza crítica “Más Wilkie Collins que Wilkie Collins mismo” fue una de las respuestas. Los críticos del crimen en general sin embargo lo evitaron, aunque Roz Kaveney (en el Independent) le dio un tratamiento meditabundo. “Gloriosamente intelectual” fue el resumen de la reseña de Giles Foden en The Guardian. Otros fueron más cautelosos. “Un obstinado emborronador de páginas” dice Judith Flandes en el TLS, “un conjunto de minucias redundantes” añadió Tom Deveson en el Sunday Times.

Volviendo a los éxitos de la crítica, se incluyó The Dead hour (Ed. Bantam) de Denise Mine, la segunda novela de Paddy Meehan. “Una novela inusual e inusualmente bien escrita… una tensa novela de intriga combinada con un memorable retrato de las familias de Glasgow” dijo Jessica Mann; “una heroína conmovedora y memorable”, agregó Susanna Yager. El libro se ha colocado desde entonces en la lista de candidatos para el Premio Edgar a la mejor novela. Mientras tanto el conjunto final de reseñas de Philip Oakes incluyó una alabanza para A Thousand Lies (Ed. Orion) de Laura Wilson: “Desolada pero obligatoria… triunfantemente meritoria,” dijo. Esto fijó el tono, y aparte de una voz disidente (Ruth Morse) en el TLS (“como novela de suspense corta demasiadas esquinas”) tuvo una aclamación unánime. Le siguió una nominación para el premio Dagger.

Aunque larga, Sacred Games (Ed. Faber) de Vikram Chandra , una saga del gangsterismo y la vida política en el Mumbai moderno, fue descrita por Mike Ripley como “sorprendente… una de las mejores novelas criminales del año”. Tras siete años escribiendo tiene “la grandeza y el alcance de un maestro y la precisión y dulzura de un miniaturista” dijo Jane Shilling en el Daily Telegraph. Le siguieron reseñas similares en otros periódicos.

Otro libro largo, Fire Sale , de Sara Paretsky (Ed. Hodder y Stoughton) consiguó reseñas tensas aunque favorables. “Una narrativa tan conmovedora como emocionalmente dolorosa” (Joan Smith, Sunday Times); “Uno de sus mejores libros (Marcel Berlins, The Times). Mientras tanto las ventas de Through A Glass Darkly (Ed. Heinemann) promovieron a Donna Leon al siguiente puesto superior en la lista de Bookseller (Que incluye a Reg Hill y a Michael Connelly). “Tiene la exuberancia de una ópera de Puccini” dijo Barry Forshaw en el Independent.

“Nadie en Gran Bretaña escribe mejores novelas criminales” dijo Marcel Berlins de la nueva novela de John Harvey y su protagonista Frank Elder, Darkness and Light (Ed. Heinemann). Está bien verle en los puestos más altos de la lista de libros mejor vendidos, por lo menos en la versión en rústica. Un gran año también para C. J. Sansom con su independiente Winter in Madrid y Sovereign (ambos en Ed. Macmillan), el tercer libro de su serie de Matthew Shardlake en el siglo XVI. Un buen año también para Ann Cleeves ganadora del premio Duncan Lawrie Dagger . Definido por Natasha Cooper ( TLS ) como un “misterio de pueblo” su Raven Black (Ed. Macmillan) fue “una adición animada y sorprendente a un género que una vez pareció moribundo.”

El ingenioso misterio del intercambio del bebé de la poetisa Sophie Hannah, Little Face (Ed. Hodder & Stoughton) tardó cierto tiempo en empezar a venderse, pero a mediados de septiembre estaba vendiendo aproximadamente 2000 copias a la semana. El veterano australiano Peter Temple hizo sus progresos en el Reino Unido con The Broken Shore (Ed. Quercus): ”Indispensable” (Maxim Jakubowski), “potente” (Peter Guttridge), “escrito con sensibilidad y delicadeza” (Marcel Berlins), “muy bueno” (Susanna Yager).

El nuevo misterio de Val McDermid protagonizado por Flectcher Christian y William Wordsworth, The Grave Tattoo (Ed. Harper Collins), fue también un éxito de la crítica: “manejada con garbo” fue la opinión de Peter Guttridge. La magnífica novela Red Leaves (Ed. Quercus) de Thomas H. Cook, nominada al premio Dagger, fue, por otra parte, apreciada por muy pocos críticos. “Excepcional” fue el veredicto de Mark Timlin, “irresistible” añadió Susanna Yager. Y una reaparición crítica para Frances Fyfield, últimamente un poco olvidada, “Lo mejor de Fyfield ” dijo Susanna Yager, entre otros, de The Art of Drowning (Ed. Little Brown).

El espía moderno y la típica novela de intriga regresaron en 2006. “Si lees una novela de intriga este año, lee ésta”, dijo Jessica Mann refiriéndose a The Hidden Assassins de Robert Wilson, (Ed. Harper Collins), la tercera entrega de su serie de Javier Falcón y probablemente la mejor recibida. “Pocos escritores combinan tensión y acción con tanta elegancia y tan eficazmente”, dijo Matthew Lewin en The Guardian. Posteriormente en el mismo año llegó The Mission Song , el último de Le Carré (Ed. Hodder & Stoughton). “Una de sus obras más tensas, que recuerda a los frugales thrillers que escribió a principios de la década de los 60” , dijo Michael Saler, en una reseña de una página completa en el TLS. “Intrincadas historias... una trama increíble”, dijo Sebastián Shakespeare en la Literary Review . Del mismo modo fue aclamado The Spanish Game de Charles Cumming (Ed. Michael Joseph), su segundo libro con Alex Milius. “Impresionante y convincente, con un sorprendente giro al final” (Susanna Yager). “Un nuevo Le Carré?" No - dice Toby Litt en The Times- pero “si Cummings mantiene este patrón, merece convertirse en una institución por derecho propio” Mientras tanto, tipos literarios como William Boyd volvieron al pasado reciente con Restless (Ed. Bloomsbury), un exitoso intento de thriller de espionaje. “Un raro placer”, dijo Amanda Craig en la Literary Review.

Si bien es poco probable que una novela criminal gane nunca el premio Booker, ¿podría uno de los escritores de la nueva generación de novela policíaca ganar el premio Dagger? Esta posibilidad (“si hay algo de justicia”) fue propuesta por Michael Dibdin (el Guardian), cuando reseñó Christine Falls (Ed. Picador) de Benjamin Black, a quien se le notificó quizá muy rápido que era el ganador del Booker del año pasado, John Banville. Un buen número de encuestados apoya esa opinión, aunque Joan Smith opinó lo contrario: “demasiado autoabsorbente y anticuado para cumplir incluso las exigencias básicas del género.”

The Bullet Trick de Louise Welsh (Ed. Canongate), posicionado quizá como el libro para poner juntos los dos enfoques, tuvo menos éxito. “Representa nada más que un trabajo concienzudo”, dijo el crítico del género David Robson en el Sunday Telegraph ; “poderosamente dependiente de las clásicas formulas del género negro” protestó Dan Gunn en el TLS . The Act of Roger Murgatroyd de Gilbert Adair (Ed. Faber), un homenaje a Ágata Christie, fue, en cambio, “una parodia esencialmente afectuosa (Matthew Dennison, TLS )," un buena novela del tipo -¿quién lo hizo?- ... un entretenimiento delicioso” (Marcel Berlins). Jessica Mann habló sin embargo por muchos: “este divertido jugueteo tiene todos los ingredientes excepto el toque mágico de Doña Ágata”. Mientras tanto Daniel Woodrell, rescatado del gueto que representó No Exit Press by Sceptre , se encontró a sí mismo elogiado - no antes de tiempo - en mi opinión, tanto en las páginas de la Literary Review y el Guardian. Su Winter's Bone es una obra de “tremenda ... ferozmente potente” (Niall Griffiths, Observer) ; “lleva la novela negra a territorio poético” (Stevie Davies, Guardian).

Pudo haber un voto dividido en la Reunión Anual de los Editores de Novela criminal. ¿Quizá debiera ser la reedición gradual en la serie en rústica de la editorial Harper's Perennial (nuevas introducciones, otro material «extra», aunque lamentablemente no en nuevas traducciones) de los clásicos Maj Sjöwall y Per Wahlöö en los que se basan los procedimientos policiales de Martin Beck?.¿O las reediciones en la editorial Serpent's Tail de la serie de Derek Raymond's Factory junto con su última novela Nightmare in the Street, nunca antes publicada en el Reino Unido? ¿O debe ser la restauración del canon de las tres novelas policíacas de Friedrich Dürenmatt publicadas por la editorial University of Chicago Press (ver The Wider World en esa reseña). ¿O incluso la publicación de la prometida reseña de una página completa de The Complete Western Stories de Elmore Leonard (Ed. Weidenfeld & Nicolson)en el TLS ?

Personalmente yo elegiría Black Friday & Selected Stories (Ed. Serpent's Tail), la primera versión en inglés de la colección de cuentos de David Goodis, 12 en total, (más Black Friday, su novela de 1954), y no sólo porque fue mi predicción cuando la reseñé en el pasado abril. Porque seguramente Goodis es la personificación de los buenos escritores que están de capa caída, de la novela negra exhausta, y Black Friday y al menos tres de los relatos son Goodis clásicos. (“Me gusta cada una de sus palabras”: Laura Wilson en el Guardian).


powered by FreeFind

© 2005 europolar Portada | Editorial | Equipo | Traductores | Archivo | Enlaces | Webmaster | Plan de la web | Webmaster: Emma