Europolar is back on line
Inicio arrow Reseas arrow Guillermo Saccomanno: 77
PDF Imprimir
viernes, 06 de noviembre de 2009

Guillermo Saccomanno: 77

Buenos Aires: Planeta, 2008. 280 págs. 9,68 €.



77Antes de salir de vacaciones a México, donde me acompaña El viaje, la maravillosa novela de Sterling Hayden, me dio tiempo de leer 77, de Guillermo Saccomanno, que recibió en julio el premio Dashiell Hammett de la XXII Semana Negra de Gijón. Lo menos que puedo decir es que me parece un premio merecido. Muchas obras trataron del horror del periodo de la dictadura argentina, en particular desde el género negro, pero pocas con un poder evocador tan deslumbrante, salvo, quizás, en la poesía de un Gelman, por ejemplo. Saccomanno no sólo habla del horror, lo plasma en unas escalofriantes escenas que tienen valor de intemporales alegorías.

Un mes después de la lectura, no logro quitarme algunas de la mente: esas páginas en las que el narrador mira en silencio bailar al hijo maricón de su vecino mientras escucha, por teléfono, los anónimos gritos de un centro de tortura del ejército; esa otra en la que una vieja vidente no se atreve a contarle a una madre de su hijo desaparecido, explicando que “no se puede ver detrás de una capucha”; y esas en la que un lisiado, víctima de un ataque al intentar suicidarse después de que a su hijo lo desaparecieran, empuja una y otra vez su silla de ruedas para dar de cabeza contra la pared, mientras su mujer está en la sala con su amante…

Pero me estoy quedando corto: no logro dar cuenta de la poética y devastadora fuerza de las imágenes que construye Saccomanno.

Lo de que sí puedo hablar, es del debate que me pareció entablar esta novela con otra de tema similar, Nocturno de Chile, de Roberto Bolaño. Las dos obras tienen muchos puntos en común. El narrador de ambas es un literato, profesor de literatura en el caso de Saccomanno, sacerdote crítico y poeta en el caso de Bolaño. Homosexuales ambos, intentan sobrevivir en la dictadura y preservar un modo de vida centrado en la literatura y la primicia de la belleza como justificación por la inacción. Pero sus esfuerzos por quedarse al margen de la guerra sucia, escondidos en una literaria torre de marfil donde su neutralidad política y la belleza pura del arte los preserve del horror no los llevan por los mismos senderos. De ahí que las dos novelas planteen el mismo interrogante: ¿existe una vía literaria? ¿una tercera vía que no sea la de los militares ni la de los revolucionarios? ¿puede el arte ser neutro? ¿existen las torres de marfil literarias en las guerras civiles?

Bolaño, como siempre desengañado, resolvía el debate de forma tajante: la pretendida neutralidad del arte lleva al compromiso con los verdugos, idea plasmada en la escena en la casa de María Canales, donde se tortura en los sótanos durante las veladas literarias y el sacerdote Urrutia termina dando clases al mismo general Pinochet y sus secuaces. Saccomanno es mucho más ambiguo: aunque resulten obvias sus simpatías por los primeros, en la casa del profesor Gómez se cruzan tanto guerrilleros como militares, amigos y amantes, y las cartas de amor que olvida allí una joven revolucionaria lesbiana terminan por crear un espacio poético de una inalterable pureza dentro de una novela marcada por el horror, una mise en abyme literaria donde se refugia el profesor Gómez, y gracias a la que encuentra finalmente su redención, lo que no era el caso del cura de Bolaño, acechado hasta la muerte por su propia conciencia y la sombra del autor. Por su parte, Saccomanno, con mucha sutileza, le deja la puerta abierta a Gómez, y no resuelve el debate de la torre de marfil…

Parece que 77 va a ser publicada en Francia por L’Atinoir, lo cual me alegra muchísimo.



Publicado en Diez Negritos, el 23 de agosto 2009.

 Sugerencia de la redacción:
Video en el que Saccomanno habla de su novela 77:

 

Modificado el ( martes, 01 de junio de 2010 )
 
< Anterior   Siguiente >
© 2018 Europolar- powered by jl2i.com
Joomla! est un logiciel libre distribu sous licence GNU/GPL.

Design by syahzul, FlexiSaga.com