Europolar is back on line
Inicio arrow Reseas arrow Taibo II & Amziane: Cuatro manos (El cmic)
Taibo II & Amziane: Cuatro manos (El cmic) PDF Imprimir
Escrito por Francisco J. Ortiz   
viernes, 29 de enero de 2010

Las amistades peligrosas. De la novela (negra) al cómic

 

Todos conocemos a Paco Ignacio Taibo II y sus novelas negras monumentales de México. Una de sus mejores, Cuatro manos, está saliendo ahora en España transformada en cómic.

ImageHablar de irreverencia y de género negro escrito en español implica recurrir necesariamente a la obra del astur-mexicano Paco Ignacio Taibo II. El autor de novelas como Días de combate o La bicicleta de Leonardo y de ensayos como la biografía definitiva de Pancho Villa dirige desde hace más de dos décadas la Semana Negra de Gijón, ejemplo vivo de la fusión de géneros y códigos narrativos, de la mezcla de cultura y fiesta entendida como un todo inseparable. Muchos ingredientes de ese cóctel molotov que es su manera de entender la ficción se encuentran en una de sus novelas de más largo recorrido, Cuatro manos, donde se permite fusionar varias líneas narrativas que abarcan un vasto territorio espacial y un longevo arco temporal.

Cuatro manos arranca el 19 de julio de 1923, en la frontera entre El Paso y Ciudad Juárez. A ese territorio fronterizo llega un hombre de gesto cansado y mirada triste con un equipaje austero: ocho botellas de ginebra holandesa. El aduanero mexicano cree conocerlo pero no acaba de recordar quién es; solo cuando ya haya entrado en terreno extranjero lo reconocerá como Stan Laurel, la mitad más discreta de los célebres "El Gordo y el Flaco" de la comedia cinematográfica. Al día siguiente, este popular actor en declive será testigo casual del asesinato del mismísimo Pancho Villa.

 

Muchos años después, en nuestro tiempo presente, dos periodistas de investigación, el norteamericano Greg Simon y el mexicano Julio Fernández, deciden viajar a Nicaragua para arrancar con un nuevo proyecto conjunto. Mientras tanto Alex, cabecilla de un departamento secreto de la CIA que responde a las siglas de SD (Shit Department, el "Departamento de la Mierda"), construye un plan para utilizar a su antojo la figura de Rolando Limas, un mafioso y narcotraficante de la peor calaña.

 

Estas tres líneas principales se mantienen en la adaptación al cómic de la novela, de la que hasta el momento hemos podido ver los dos primeros volúmenes, que recogen a su vez la primera y el inicio de la segunda de las cinco partes que constituyen este libro de dimensiones considerables. Parte de la extrema fidelidad -reproduciendo no ya los hechos narrados sino la misma estructura del libro, títulos de los capítulos y hasta muchos diálogos- con la que se ha llevado a cabo esta traslación se debe a que ha sido el propio PIT II quien ha tomado las riendas del proyecto junto al ilustrador Améziane, que aquí tiene la costosa labor de plasmar en viñetas el ingente imaginario del novelista, que alcanza al cine de principios de siglo y la desaparición de Roque Dalton, la cuenca minera asturiana y a León Trotski escribiendo una novela policíaca. Un cometido este del que el dibujante sale particularmente airoso: véase si no el recorrido que hace por la España de la primera mitad del siglo XX a partir del diario de Tomás Fernández, abuelo del periodista mexicano que emigró a tierras asturianas para fundar un periódico que se oponía al régimen franquista y que acabó regentando un pequeño hotel donde fue a parar cierta estrella olvidada del cine en blanco y negro...

 Image

Pese a la profusión de datos y a cierta querencia por los textos extensos, fruto sin duda de la verborrea de su principal responsable, Cuatro manos (el cómic) se lee con avidez y deja con ganas de más: la amistad que une a Greg y Julio está plasmada con un acierto tal que recuerda a la camaradería del cine de Sam Peckinpah, y la figura de Alex y su trabajo al frente del SD es una de las miradas más fascinantes al mundo de las agencias de Inteligencia que hemos tenido el placer de disfrutar, y que nada tiene que envidiar a las de Norman Mailer, Robert De Niro o Greg Rucka, por citar referencias de la literatura, el cine y por supuesto el cómic. Mientras esperamos la continuación, con curiosidad sobre todo por el maravilloso trabajo de Améziane, podemos deleitarnos con la propia novela de Taibo retomando la lectura del relato allí donde las viñetas lo dejaron.

Modificado el ( martes, 01 de junio de 2010 )
 
< Anterior   Siguiente >
© 2018 Europolar- powered by jl2i.com
Joomla! est un logiciel libre distribu sous licence GNU/GPL.

Design by syahzul, FlexiSaga.com