Europolar is back on line
Inicio arrow Reseñas arrow ¿Cuánto vale Berlín? Un cuento ruso de verano
¿Cuánto vale Berlín? Un cuento ruso de verano PDF Imprimir
miércoles, 04 de agosto de 2010

¿Cuánto vale Berlín? Un cuento ruso de verano

"Im Angesicht des Verbrechens" [Cara a cara con el delito]. Una serie en diez partes, de Dominik Graf.

Alemania 2010, 10 capítulos de 50 min. Berlinale 2010, Arte/ARD, a partir del 27 de abril de 2010

Traducido del alemán por Juan Pedro Rodríguez-Ledesma

ImageAlexander Puschkin, iniciador de la moderna literatura rusa, decía que el verano ruso, debido a su corta duración y a su gran intensidad, ofrecía el marco ideal para tramas de suspense. Una máxima que ha hecho suya el director alemán Dominik Graf para narrarnos un cuento ruso durante el verano berlinés.

Desde que en el año 2007 surgiera la película Eastern Promises (Promesas del este o Promesas peligrosas), del director David Cronenberg, la mafia rusa ha reemplazado también en el cine a los fatigados italianos. La serie -que fuera estrenada en uno de los tres festivales de cine más importantes del mundo- llega espectacularmente creando una gran expectación y rompiendo con los hábitos de los telespectadores. No sin razón la página web deutsche tv-serien (series de televisión alemana) la clasifica como "demasiado difícil de seguir" y excesivamente compleja para el espectador televisivo corriente o para el usual seguidor de series policíacas. Siete fases o hilos narrativos, treinta protagonistas y ciento cuarenta papeles secundarios. Un capítulo se compone de 80 o 90 escenas, el doble que las otras series de televisivas de 45 min. La frecuencia de los montajes corresponde a una película que durara toda la noche, pero en la mitad de tiempo.

ImageClaro que gracias a ello el formato de la serie de Graf permite una épica extensión que de otra manera no se hubiera dado en el cine (aún cuando Coppola haya "estirado" su Padrino convirtiéndolo en una trilogía de parecida duración). Buscando comparaciones tendríamos que ir, no al cine, sino a la novela folletinesca francesa, cuyos hilos argumentales proliferan hipertrofiados en escenarios siempre cambiantes: amor y crimen, sexo y violencia entre Ucrania, Rusia blanca y, en el centro, siempre, Berlín. Cometeríamos un error si quisiéramos atribuirle realismo a la serie, sólo se trata de una historia dura que casi nos podría reconciliar con la televisión, pero solamente si se sigue filmando, ya que, como en la novela por entregas, muchos cabos del argumento quedan sueltos con enormes posibilidades de atarlos en la continuación.

ImageEl narrador de la historia es el Tío Sascha, un viejo (y sabio) judío de Odessa de profesión zapatero, pero que fue un gran estafador por lo que mantiene estrechos lazos con los ambientes de la delincuencia y hace política, en el sentido de que la mafia también debe atenerse a determinadas reglas, como en la democracia.

El entorno cosmopolita donde se desenvuelve la acción es Berlín, y el crimen organizado se sitúa en el ambiente histórico de la caída del Muro. Los dos principales policías de la película provienen de estados postsocialistas: Marek de Letonia y Sven de la RDA (República Democrática Alemana). Marek viene además de una familia judía consciente de sus raíces y tiene una hermana de ensueño -Stella- que nos recuerda mucho a Romy Schneider y que está casada con el mafioso Mischa. En el meollo de la película se desenvuelven las crisis de ambas relaciones: el cariño entre hermano y hermana, o la pasión, unas veces extinguiéndose y otras inflamándose, de Stella por su marido. Serie por tanto determinada por las grandes y las pequeñas historias: Grischa, hermano de Marek y de Stella, fue asesinado hace años al embarcarse en el negocio ilegal de cigarrillos (la principal actividad de los mafiosos). En parte por eso Marek se hizo policía, porque está buscando esclarecer ese crimen. Casi por casualidad se topa con Sokolov, el asesino de su hermano, que está implicado además en los negocios de Mischa. Marek persigue a Sokolov durante los diez capítulos de la serie, para encontrarse con él cara a cara en un enfrentamiento final, como una vez le ocurriera a Grischa.

La película se abre con una escena inicial en la que vemos a un hada nadando que ve reflejado en el agua al policía Marek -su futuro amante-, cosa que le predijo su abuela ucraniana. Pero antes de que Jelena se encuentre con Marek será obligada a prostituirse junto con su amiga Svetlana, que la convenció para venirse al paraíso de Berlín. Uno de los puntos flacos de la película es precisamente la presentación un tanto suave de las condiciones de las prostitutas, pues ambas mujeres salen casi indemnes de ese medio. No hay que olvidar que se trata tan solo de un cuento, mientras que el argumento se carga de realismo y materialismo en la minuciosa descripción de la producción ilegal de cigarrillos y sus circunstancias. Excelente es casi todo el reparto de los treinta papeles principales, como el del gordo Lenz, un transportista y hombre de paja de la mafia en la fábrica de cigarrillos que nos resulta especialmente malvado y repulsivo, papel que interpreta magistralmente Bernd Stegemann. Aparte de las dos figuras protagonistas, los policías Marek Gorsky y Sven Lottner, hay otros policías de la Sección 6 del LKA (Landeskriminalamt, agencia estatal de investigaciones) que se nos presentan como brutos y corruptos que trabajan con la mafia. Sin que el Tío Sascha sepa impedirlo, la mafia tiene sus luchas internas: El conciliador Mischa, que prefiere negociar a disparar, se estrella con la competencia del brutal Andrej, el cual le tiende una trampa y le hace asesinar. Los diálogos que sostienen los dos elegantes mafiosos son de lo más selecto y emocionante de todas las escenas de acción de la serie. También el asesino paranoico Joska con su perro de presa Stalin son caracteres que dejan huella en la historia del cine y que permanecerán largo tiempo en la memoria de los espectadores, además de que en ruso adquieren un significado muy especial.

Por un lado Jelena se escapa de la prostitución gracias a la intervención del Tío Sascha y puede comenzar una relación con Marek; por otro lado Stella se libera de su papel como ignorante esposa y propietaria de restaurante para acercarse de nuevo a su marido Mischa, el cual por su parte le confiesa sus negocios y la inunda de rosas el día de su cumpleaños. Con la muerte de Mischa, Stella empieza su carrera como mujer de negocios mafiosa; el enfrentamiento con su hermano y con su competidor Andrej ofrecen bastante material para una continuación. Ojala que la WDR (Radiotelevisión de Alemania Occidental) se atreva a continuar este camino con la necesaria financiación de alguna productora. En todo caso el índice de audiencia, aunque se redujera al 2,2 %, fue el doble de lo usual en la cadena de televisión Arte.

Modificado el ( viernes, 15 de octubre de 2010 )
 
< Anterior   Siguiente >
© 2018 Europolar- powered by jl2i.com
Joomla! est un logiciel libre distribué sous licence GNU/GPL.

Design by syahzul, FlexiSaga.com