Europolar is back on line
Inicio arrow Reseas arrow Doris Wieser: Crmenes y sus autores intelectuales
Doris Wieser: Crmenes y sus autores intelectuales PDF Imprimir
martes, 21 de diciembre de 2010

Doris Wieser: Crímenes y sus autores intelectuales
München: Martin Meidenbauer 2010. 238 S. 36,90 €

Traducido del francés por Júlia Tardà

ImagePara empezar, debo decir -y así evitar mencionarlo en adelante- que si el  objetivo de esta obra era demostrar que existe un tipo de "novela negra latinoamericana", que supera las fronteras y las lenguas, no se ha logrado. Al contrario -y es mérito de su autora-, estas diez entrevistas a autores hispanohablantes y "lusófonos" vinculados al género policíaco (Pepetela, Raúl Argemí, Pablo De Santis, Guillermo Martínez, Luiz Alfredo García-Roza, Roberto Ampuero, Leonardo Padura, Élmer Mendoza, Alonso Cueto y Santiago Roncagliolo) demuestran que existe una amplia diversidad de estilos y de estéticas que han hecho fracasar cualquier intento de académicos y críticos de proponer una coherente aproximación de conjunto.

Resulta evidente que a lo largo de las entrevistas realizadas entre 2004 y 2010 se establecen puentes entre los autores; aparecen influencias comunes; llaman la atención los diálogos entre autores, sin que uno sepa si son reales o si están condicionados por el juego de preguntas recurrentes. Las similitudes más bien se intuyen, los puntos en común se sugieren -a menudo de forma sutil- gracias al excelente conocimiento que tiene Doris Wieser tanto de los diferentes contextos de escritura como de las afinidades personales y literarias.

Sin embargo, no se percibe la sensación de una cohesión estética ni la afirmación de un proyecto ideológico común que conserva el lector, pero la percepción desbordante de una literatura excepcional rica, variada e inventiva: siete países representados (Angola, Argentina, Brasil, Cuba, Chile, Perú, México), dos continentes, dos lenguas, varias generaciones (el brasileño Luiz Alfredo García-Roza nació en 1936, el argentino Raúl Argemí en 1946, su compatriota Guillermo Martínez en 1962, el peruano Santiago Roncagliolo en 1975). Cabe decir que no podría ser de otro modo. No obstante, Doris Wieser consigue mantener el equilibrio a lo largo del recorrido que va desde las características específicas de cada uno de los autores, bien destacadas, hasta el género policíaco que les une. Efectivamente, surge el problema eterno de la definición de este género, y surgirá mientras ningún estudio riguroso consiga dar con una tipología definitiva. De las novelas negras del chileno Roberto Ampuero al thriller político de Santiago Roncagliolo, de las novelas de misterio de inspiración borgiana de Pablo De Santis a las novelas de aventuras de Raúl Argemí, navegamos de una definición a otra; de Agatha Christie a Dashiell Hammett, de Georges Simenon a las series policíacas de televisión; del detective amateur al policía, pasando por el detective privado y el periodista, Doris Wieser hace un recorrido sin perder el rumbo.

La estructura de las preguntas en tres bloques (la relación de cada autor con el género policíaco, la definición personal y sus modelos; la relación del género con las realidades sociopolíticas de cada país; las apuestas particulares de cada obra) -además de ayudar al lector a situarse- cruza hábilmente la biografía individual y la historia nacional de la obra, así actualiza las particularidades de cada estética y la identidad nacional de la cual cada autor se convierte en portavoz. A veces didácticas, las preguntas hacen que la obra se deje leer como un compendio de historia literaria -cada autor explica a su manera la tradición del género policíaco en su país- y un manual de historia contemporánea, ya que el recorrido de la mayoría de los autores seleccionados es inseparable de los tormentos de la historia política latinoamericana reciente, de revoluciones a dictaduras, de crisis económicas a conflictos sociales.

El formato largo de estas entrevistas tiene la ventaja de dejar a los autores la libertad de profundizar en sus reflexiones, de desarrollar sus teorías y de ilustrarlas.  Para aquellos que lean la obra de un tirón -y más si ya se conocen las obras evocadas-, la inmersión enseña mucho, la diversidad de aproximaciones es asombrosa, la justificación de prácticas es sorprendente y suscita muchas preguntas al respecto. Cada lector, en función de sus preferencias, se encontrará en una teoría o en otra: Alonso Cueto, que considera que la novela negra es una exploración conradiana de oscuridades, es especialmente convincente; la reivindicación por parte de Élmer Mendoza de la primacía del lenguaje sobre la intriga no carece de originalidad; la teorización de la novela negra policíaca como contradiscurso por parte de Roberto Ampuero explica una buena parte de la apuesta neopolicíaca  latinoamericana contemporánea.  

Estos son sólo algunos ejemplos: cada lector, amateur o especialista, encontrará en uno u otro autor entre estos diez protagonistas, reflexiones que les recordarán sus propias preocupaciones ya que son muchos- defecto y cualidad a la vez- los territorios que explora esta obra.

Modificado el ( sbado, 05 de febrero de 2011 )
 
< Anterior   Siguiente >
© 2017 Europolar- powered by jl2i.com
Joomla! est un logiciel libre distribu sous licence GNU/GPL.

Design by syahzul, FlexiSaga.com